Ene01

Biografía

¡Bienvenid@ a mi página web!

Mi nombre, Juan Bautista Jiménez Rosa, escultor de profesión, decantándome por la imaginería para desarrollarme como artista. Natural de Puente Genil, tierra de la campiña sur cordobesa conocida por su membrillo y grandiosa Semana Santa, aunque resido casi desde que ví la luz en Sevilla, ciudad multicultural en la actualidad y que ha visto nacer grandes artistas a lo largo de su historia, muchos de los cuales se encuentran hoy día entre mis grandes referentes y me sirven de inspiración.

Me gustaría darle las gracias por haber empleado unos minutos de su valioso tiempo para llegar hasta aquí, rincón de la red dedicado a mi obra artística, donde deposito un trozo de mi alma en cada una de las obras que se muestran a continuación, todas ellas fruto de una ilusión y una inquietud distinta y que intento que se correspondan con el tiempo en que vivimos, adecuándose con los cánones de belleza de la actualidad y dejando de esta manera un claro sello del S.XXI o al menos eso pretendo.

En este espacio no solo podrá encontrar muestras de obras concluidas, sino también de distintos momentos del proceso que aluden al resultado de una pieza, tales como anotaciones, referentes, bocetos a lápiz, modelado, talla, policromía, así como entrevistas de radio, queriendo que participe de manera virtual en una visita a mi estudio, en pleno casco histórico en el barrio de Triana, desando que en algún momento se haga realidad y me deje compartir con usted mi forma de entender el mundo de la escultura y el arte en general.

En cuanto a mi vida, nací en el 1991 en la ciudad de Córdoba y, con esta edad, casi desde que tengo uso de razón me encuentro en contacto con el mundo del arte, en concreto con mi pasión que, tradicionalmente, se conoce con el nombre de ‘’imaginería’’. Un término que, pese a su reconocido valor histórico y lo que supone para mí, aún es desconocido para muchos dentro y fuera del mundo del arte.

Cristo de la Salud de Cabra

Sin antecedentes artísticos en mi familia, hijo de un padre, profesor en disciplinas matemáticas y de una madre cocinera, surgen en mí casi desde el principio, una serie de inquietudes que aluden al ámbito artístico, lejos de jugar al fútbol o a los videojuegos con otros chicos, pasé mi infancia viendo videos de semana santa y tratando de conseguir formas con todo aquel material que me sirviese para ello, aprovechando la plastilina escolar o los surcos de barro frutos de la lluvia.

Comencé mi formación a los 19 años en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla, heredera de la antigua Escuela Superior de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría, donde se me transmitieron desde el minuto cero, una serie de cuestiones indispensables para el caminar de cualquier escultor y de las que probablemente dependeré el resto de mi vida, todos aquellos principios formales que distinguen la valía de un artista y lo diferencian de un artesano… la visión espacial, la composición, el movimiento, las proporciones, el encaje y el detalle, sin olvidar un conocimiento extremo de la anatomía, todo ello de la mano de docentes tan importantes como Guillermo Mtnez. o Isabel Sola. Obteniendo algunos sobresalientes en asignaturas de dibujo y pintura y matrículas de honor en escultura.

Otro valor importante y crucial para mi recorrido fue la formación paralela a la facultad en un estudio profesional de imaginería, donde pasé siete años en calidad de aprendiz, con la imaginera Lourdes Hernández Peña, licenciada en la especialidad de escultura por la Universidad de Sevilla. Para desarrollarme como escultor, fué muy importante estar en contacto con un maestro, un instructor, que actuó a modo de guía durante cierto tiempo y que puede llegar a ser crucial en la vida del que experimente esta vivencia, constituyendo un componente fundamental en la trayectoria de cualquier imaginero que se precie.

Virgen de Gloria

En este lugar no solo me formé en todo lo que tiene que ver con lo técnico y me explico, no solo aprendí a hacer estructuras, tallar, escofinar madera, lijar aparejo, pasar la ‘’bejiguilla’’ o patinar, sino que también tomé nociones de cómo debe ser la actitud profesional y comercial, el trato con el cliente, el conocimiento de la competencia o que postura tomar cuando surgen obstáculos.

Entre mis grandes referentes se encuentran múltiples pintores y escultores que han destacado a lo largo de la Historia del arte, resaltando obras como el Nazareno de Málaga (Mariano Benlliure, 1935) o la Dolorosa de Jesús (Francisco Salzillo, 1767), a los que tomo de referencia a partir de una idea inicial que intento que se corresponda con un resultado final, pasando y experimentando en cada escultura una serie de valores que forman parte de los momentos de trabajo como las frustraciones, problemas que me quitan el sueño, deseos, entusiasmos, obstáculos y motivaciones, que culminan con la satisfacción personal al concluir una obra.

Actualmente me encuentro desarrollando varios proyectos en mi estudio- taller en la C/ Ancora, algunos tan importantes como el grupo escultórico de la Hdad. Del Rocío de Pasión (Cabra) o el de la Franciscana Hdad. De Salud y Estrella (Cáceres) donde pongo en práctica los conocimientos artísticos y técnicos, adquiridos en la Universidad y en el estudio de mi maestra, siempre siendo fiel a mi propio criterio y teniendo en cuenta mis intereses a la hora de desarrollar una obra.

A lo largo de su paseo por mi web deseo y espero que experimente una vivencia positiva, llegándole todos los valores que intento imprimir en todos y cada uno de los trabajos, destacando el impacto visual y la espiritualidad y lo más importante, tocar el corazón del espectador.